11 de enero de 2011

Teddy vuelve al ataque

¡Salud!

Después de una larga lucha entre piratas y defensores de la propiedad intelectual. Después de ver en televisión a Ramoncín y a Joaquín Sabina por el nombre -jocoso- de uno de los últimos discos del cantautor -de los dos anteriores hay uno que no lo es-, "Carretera y top manta". Hartos ya de pagar un canon que consideraban bajo o de ser perseguidos en bodas y de que cobrasen en fiestas benéficas. Con todo este bagaje encima, ahora, dice Teddy Bautista que hay que buscar un consenso.

"Se necesitan unas reglas del juego claras y razonables para todos". Así declaraba el presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) según Público. "Pensábamos que la Ley iba a pasar sin problemas (en el Congreso), pero algunas opciones políticas no lo han visto así". Claro, es que no va a ser orégano todo el monte, como dice el refrán. Sería posible tomar las mismas medidas que se toman en Europa, sí, pero siempre y cuando el nivel de vida se adecue al del resto de "países desarrollados". O que la calidad de las conexiones, en general, sea proporcional a lo que se cobra por ellas (en España se paga más por una calidad peor). O que los propios creadores sean capaces de amoldarse a los nuevos tiempos y a las nuevas exigencias de la sociedad.

Leía ayer un artículo de opinión del ex presidente de Extremadura, Rodríguez Ibarra, que hablaba sobre el canon digital. Me pareció muy acertada su reflexión y animaba a que los creadores se amoldasen a la nueva realidad, a Internet y a la nueva era digital. Lo que no se puede permitir, según él, es que se tache de pirata a alguien que está haciendo algo que un juez no considera como delito, como ilegal y no tiene que ser sancionado por ello. Pero como decía también David Bravo, en el mundo de los eufemismos,se llama pirata al que queremos llamar ladrón, pero utilizamos otro término que nos evoca a películas de cine o a mera literatura (por no decir a una realidad muy veraz, durante algunos siglos, en las costas del sur y del levante peninsular) para que sea más "light". También sería necesario, en palabras de Rodríguez Ibarra, que se replantease la propiedad intelectual en Internet, al basarse ésta, sobre todo, en soporte físico. Pero, como decía otro artículo también de El País, al que ya me referí en otro post sobre este tema, la propiedad es inalterable, tenga el formato que tenga. Sea o no inmaterial.

Por su puesto, Bautista se defiende aludiendo que "hay demasiada politización sobre el tema, que no debería ser político si no de conciencia civil". Esa conciencia civil es la que deberían de tener muchos autores y creadores y no querer ser una clase privilegiada -como si no tuviéramos ya bastante con la de los políticos-. Sin embargo, "los creadores son profesionales, quieren vivir de su trabajo", lo mismo que todo hijo de vecino. Veremos a ver qué dirían muchos autores, creadores y artistas -de esos que representan a España, pero que cotizan en Estados Unidos- si estuviesen más ligados a nuestra situación económica. Aun así, hay que darle gracias a ellos, porque según palabras textuales:  hemos "jugado con las cartas que nos han dado, si no sale seguiremos trabajando con lo que podemos, aunque los creadores españoles estarían en desventaja con los de otros países que sí tienen un marco de protección". La protección podría ser la delación o, directamente, la patada en la puerta y dejar sin Internet a todo aquel que descargue contenido protegido. Así se crea, sin duda, conciencia civil.

Fuente: Público El País.

No hay comentarios: