15 de enero de 2011

Asociacionismo como salvación

¡Salud!

Con la llegada de la nueva Ley antitabaco, es imposible fumar en lugares de carácter público, cerrados, generando revuelo en el seno de nuestra sociedad, ya que muchos consideraban que desde el Gobierno se atentaba contra su libertad personal. Sin entrar en una reflexión sobre lo que se puede considerar libertad individual o no, una de las posibles soluciones que se baraja para poder fumar en locales cerrados es la creación de clubes de fumadores, lugares privados donde poder fumar sin miedo a que el fumador o el local sean denunciados. Estos lugares pueden estar creados por iniciativa particular, un club de amigos, donde poder ejercer ese hábito en su intimidad o por empresas como hoteles, por ejemplo. Esta idea es similar a un club de amigos de petanca o de aeromodelismo que, en sus instalaciones, practican su hobby libremente. Habría que tener en cuenta también el carácter de esta asociación, es decir, ser privado, y no estar abierto al público, no servir, por ejemplo, bebidas a personas ajenas a ella. Una cosa es un amigo que sirve una ronda de copas a los amigos y otra muy distinta una persona que vive de ello.

Algo similar es la iniciativa que está desarrollando la página web Series Yonkis. Los creadores de esta web se han percatado de este vacío legal y lo aplican en la salvación de su web. Público recoge la idea en un artículo en el que desarrolla esta idea. A partir de la discusión en el Senado sobre la conocida como Ley Sinde, dentro de la Ley de Economía Sostenible, esta famosa web se ha visto en el punto de mira de los creadores, convirtiéndose en un oso acosado amarrado a un árbol y viéndose acosado constantemente por los cazadores. Sin embargo, como ocurre con los fumadores, siempre hay una posible solución, una huida hacia adelante.

Esta solución es transformar la actual página en una red social, algo similar a Facebook o Twitter, requiriendo una mayor actividad a los usuarios y una participación más activa en su desarrollo, a partir de la creación de un perfil, comentando capítulos, valorándolos y recibiendo actualizaciones a través de un servicio de rss. Según este periódico, también contará con tweets, llamados yonks, unos mensajes cortos muy similares a los sms, pero que se transmite a través de este servicio que ofrece la nueva versión de la web. Es decir, convertir la página en una plataforma social, donde los miembros sean parte activa y fundamental en ella.

El objeto de este cambio es similar al de los clubes de fumadores: poder ejercer su hobby sin tener que ser denunciados por un particular o por un profesional ante la Justicia. Sin embargo, esta ley tiene su trampa: al igual que los clubes de fumadores, la única pega que se puede aducir es el carácter público que tienen estas asociaciones. El club de fumadores no podrá tener un profesional que sirva las bebidas. En este mismo sentido, a la página se le podrá avisar de que alberga enlaces de contenido protegido, pero no podrá ser cerrada. Esta página no alberga ningún contenido ilegal, sólo enlaces a un servicio externo de visionado (Megavideo) o de descarga de contenido (Megaupload).

Como vemos, el movimiento asociativo crea la oportunidad de ejercer presión y defenderse, en conjunto, frente a la Ley. Descendiendo a nivel de ciudadano, la indefensión ante las leyes o la falta de conexión entre el gobernante y el gobernado, una vía de solución se encuentra en el movimiento asociativo. Como individuo, el ciudadano cuenta con una serie de derechos que pueden ser desoídos, pero como colectivo, como asociación de vecinos o como un club de amigos, se puede ejercer una mayor presión, o al menos contar con una más difusión en sus reivindicaciones

No hay comentarios: