5 de febrero de 2010

A vueltas con el pecado

Salud!

Viendo la siguiente viñeta, otra genialidad más de Elrich, de esta mañana en El País me ha conducido a la siguiente reflexión:

(Primero, veamos la dicha viñeta)


¡Qué bien se quedó el que inventó el pecado original! En una sociedad como la nuestra, conformada en torno al cristianismo, el pecado -y su perdón- configura sobre manera nuestra forma de ver las cosas. Podemos hacer las mayores perrerías, robar, violar, saquear, maltratar; aprovecharnos del prójimo, reírnos en su cara, llamarlo estúpido -véase el caso de los políticos cuando tienen mayoría absoluta, que aunque no lo hacen de manera explícita, sí que se mofan de sus votantes al no plantearles mediante un referéndum, por ejemplo- que después será perdonado por el Señor.

Por tanto, cualquier cosa está permitida, ya que a priori sabemos que vamos a ser perdonados. Esto no quiere decir tampoco que el cielo tenga que existir, que el Señor, Jesucristo, sea el hijo de Dios, pero sí que condiciona el paradigma a través del cual se ha visto la realidad en nuestro mundo.

Si, en realidad, hubiese más miedo al castigo terrenal, más que al eterno, las cosas podrían ser distintas. En cambio, seguimos en la injusticia terrenal.

Si Adán hubiese sabido la que se avecinaba, tal y como le advierte la serpiente del chiste, habría mandado a Eva a tomar mucho por ahí. O quizás no, si sus pecados iban a ser perdonados...

1 comentario:

D.V.M. dijo...

Ey! me alegro que hayas vuelto a las andadas, supongo que has dejado esto paradao para conseguir matriculas! ;)

Más allá de pecar o no pecar...yo no puedo dormir sabiendo que le he hecho un daño, aunque sea minimo a nadie, se llama conciencia, que es la unica que deberia dictar perdones (aunque hay gente que ni conciencia, ni un Pepito Grillo de 2000kilos...).
Ya sabes, empezaron firmando bulas y han terminado...(mejor escribimos otra entrada de como han terminado) XD

P.D: Solo he podido leer el Pdf, porque el PowerPoint no me lo coge