6 de junio de 2008

La misma cantinela de siempre.



¡Salud!

Hacía tiempo que no escribía por aquí, pero ya va siendo hora de escupir la bilis de nuevo contra todo aquello que me parezca injusto o por mero placer morboso.

El caso que ahora me sienta ante el teclado y que todos habrán visto u oído en esto del interné es el de la última hazaña que los señores de Promusicae, amparados por las grandes discográficas, han llevado a los tribunales. Esta vez se trata del creador de un programa de intercambio de archivos (más conocidos como p2p), Pablo Soto y su empresa MP2P Technologies. Nuestros amiguetes habituales del Peñón y la patente piden al interdicto la ridícula suma de 13 millones de euros.

Resulta que este señor es un afamado desarrollador con reconocimiento en todo el mundo y los cacos, alejandros, ositos, periquitos y demás chusma del faranduleo de medio pelo se crispan cuando sus medidas para perpetuarse en el tiempo fallan; se rebotan de tal manera que tienen que buscar a quién denunciar y no cejaran en su empeño hasta que destruyan toda competencia.

Resulta que los que no somos afines a la música con la que negocian, hay que apuntar que no crean arte, sino que negocian con una música de usar y tirar, tenemos que aguantarnos. Cuando se llaman a los internautas ladrones hay que mirar para otro lado; cuando salen en la tele llorando porque no se han podido comprar el último modelo de merchedes o de "bemebé" y el amiguete de turno escupe su rabia contra los medios de comunicación, los insultados miramos hacia otro lado y ponemos la otra mejilla -por no decir el culo-. Bien, si no nos gustan sus mercaderías, sus quincallas musicales, con no consumirlas - un verbo que considero más adecuado para ese tipo de ruido que escuchar o oír- sería más que suficiente.

Por otro lado, cuando estos ladrones de guante blanco, amparados por las grandes compañías, por partidos políticos -que viven de nuestros impuestos-, por medios de comunicación, y por su dinero y abogados, se empeñan en cargarse algo, recurren a lo que ven en los EE.UU. se apoyan en su dinero y sus leguleyos para atacar a quien no puede defenderse, o no tiene el dinero para hacerlo (recordemos el caso de Traxtore).

Hay que recordar también que estos señores y su inseparable $GA€ imponen un gravamen, cuando a ellos les parece bien, a los medios digitales que, según sus cortas entendederas puedan servir para almacenar música.

En definitiva, estos señores se excusan en su dinero para acabar con sus enemigos. Luego veíamos a algunos de sus afiliados, de la $GA€ que considero hermana de Promusicae, manifestándose contra la invasión de Irak. ¿Acaso no hacen ellos lo mismo; es decir, quitarse impunemente a quienes les estorban?

Contra éstos nadie se manifiesta. Mal que me pese, ganarán su guerra. "Piratear" es delito. Robar "cantando bien" y siendo "guapito de cara", un mérito.

Entrevista en Público
Lo que dicen ellos (vía Público)

Fuente
: David Bravo.
Ecos: Hispamp3, ALT1040, Elotrolado, Microsiervos, Bandaancha, Barrapunto, Público.

1 comentario:

Feagurth dijo...

Es la misma discusión estúpida de siempre...

A ver si se dan cuenta de que no se puede penar al inventor del cuchillo simplemente pq haya gente que asesine con el...

Son patéticos sus intentos de mantenerse a flote con un barco que hace aguas y que ya casi esta hundido...

A ver si con el próximo obús lo echamos abajo... :)